30 de agosto de 2013


Cuando el hercúleo y silencioso Ivan Drago sepultaba a base de golpes a un crecidito Apollo Creed, el bueno de Rocky Balboa cogía su coche y se daba una vuelta en su Lamborghini Jalpa negro con la intención de mitigar su dolor y recordar momentos mejores. Aquella secuencia de "Rocky 4" duraba más de 4 minutos y a base de flashbacks se resumía sin discreción alguna la práctica totalidad de la saga estrenada hasta ese momento. Esa secuencia hoy en día jamás se rodaría porque le darían palos hasta el hartazgo. Dirían que rompe el ritmo de la película, que sus flashbacks no son justificados, que para qué recordarnos algo que ya todos hemos visto y conocemos y que si había necesidad de alargar la secuencia hasta completar la canción que la acompañaba. Pero, señores, aquello era 1985, el CD se acababa de inventar, los Dire Straits publicaban "Brother in arms", Tears for fears el "Songs from the Big Chair" con temazos como el "Everybody Wants to Rule the World" y Freddie Mercury estrenaba álbum en solitario. En salas se estrenaban "Los Goonies", "Lady Halcón", "Commando", "Cocoon", "El secreto de la pirámide", "Mad Max", "Noche de miedo" y "Regreso al futuro" y por supuesto "Rocky IV". Casi Nada. Vamos, el cine y la música en pleno esplendor, dándose la mano y beneficiándose mutuamente hasta el punto de generar secuencias integras como ésta que sirvan más para lucir un temazo como el "No Easy Way Out" de Robert Tepper que para que hacernos recordar la vida del potro italiano o de que Simple Minds creasen himnos como el  "Don´t you (forget about me)" sólo para hacer más grande todavía a esa película generacional que es "El club de los cinco".



Éste ataque repentino de exaltación ochentera viene provocado por una playlist. Hacer una playlist tiene sus cosas buenas. Sí, te lleva su tiempo tirar de memoria o lograr encontrar las canciones. También luchar contra la lentitud exasperante de la última versión de Spotify, programa que funcionaba de maravilla cuando todavía no era tan popular. Pero merece la pena porque te da subidón sin necesidad de otra droga que no sea la de la música y la nostalgia cinéfila y te hace querer ser el Rob Gordon de "Alta Fidelidad" para toda la vida, haciendo y rehaciendo recopilaciones musicales con cualquier excusa tonta. 

Imaginaos por tanto lo que he podido disfrutar elaborando una playlist de temas de películas ochenteras para el podcast "Carne de Videoclub". Que si el "Maniac" con el que Jennifer Beals movía el culete en "Flashdance", que si el "Push it to the limit" con el que que Tony Montana subía a la gloria en "Scarface", que si el "Who´s Johnny" que sonaba cuando Número 5 se familiarizaba con los utensilios del hogar en "Cortocircuito".  Y así uno tras otro hasta completar los más de 100 temazos que forman este remember musical que se irá continuamente ampliando para que gocéis y tiréis de memoria. No existe todavía un Delorean que te devuelva al pasado pero os aseguro que esta playlist provoca un efecto parecido. Y sino, ¿por qué otra razón me encuentro en calzoncillos interpretando mando a distancia en mano por los pasillos de mi hogar el clásico de Bob Seger "Old time Rock n´roll"?. Que me lo expliquen. 
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

1 comentarios

  1. karthik says:

    this is such a nice and useful information for us...i appreciate urs word Free Blogger premium Themes