31 de enero de 2013
"HITCHCOCK": EL ALMA DE PSICOSIS


Emular el peculiar inglés de Alfred Hitchcock con el marcado acento del norte de Londres y la inconfundible gestualidad del mago del suspense mientras luchas contra varias capas de latex sobre tu rostro no parece tarea fácil. Lo que suponía un caramelo interpretativo para Anthony Hopkins ha resultado ser un marrón de grandes proporciones para un actor que ya salvase personajes históricos como Nixon o Picasso. Y es que “Hitchcock” (Sacha Gervasi, 2012) se encuentra más cerca de la parodia involuntaria que del biopic ilustrado acercándose a la figura del orondo directo desde un punto de vista liviano donde el bueno de Alfred comparte tanto protagonismo como su amada esposa Alma Reville (Helen Mirren), que domina por momentos la película con una trama secundaria pseudoromántica desafortunada con la que Gervasi intenta explicarnos la absoluta dependencia de Hitchcock con respecto a la que fuese su compañera de fatigas durante toda su carrera. 

En la coproducción paralela entre HBO y BBC, “The Girl” (Julian Jarrold, 2012), la figura de Alma Reville ocupaba un segundo plano más adecuado y cercano a la realidad, sin que en el relato omitiese las carencias afectivas, los recelos y la fidelidad de Alma con respecto a la imponente figura pública de su esposo y su innegable obsesión por las rubias. “Alma Reville would have been Kathryn Bigelow today”, afirma el bueno de Gervasi evidenciando su interés por el retrato de la señora de Hitchcock, por honrar y ensalzar el trabajo en la sombra de Reville en una película cuyo título bien podría haber sido el de “Alma”.

Puesto que “Hitchcock” no se define entre ser un biopic puro del “enemigo de las rubias” o decantarse por su entregada mujer, quizá lo más correcto hubiera sido tomar el título original de la novela de la que parte “Alfred Hitchcock and the making of Psycho”, porque en las vicisitudes del rodaje de “Psicosis” uno de los títulos más importantes del inventor del mcguffin es donde reside el principal atractivo de “Hitchcock”, la cual recrea los tiras y aflojas del director de “Vértigo” con la industria de Hollywood, la Paramount o el código censor. Como divertida y didáctica clase de historia del cine la película de Gervasi sirve para conocer la maestría de Alfred Hitchcock a la hora de gestar un proyecto de obra maestra que suponía una ruptura con el género de terror y acercaba la violencia a la pantalla sin descuidar la elegancia habitual del mago del suspense tras las cámaras. Es particularmente interesante la composición de la memorable secuencia de la ducha, la importancia del montaje o la música en dicho momento, la relación del realizador con sus estrellas (Janet Leigh o Vera Miles, encarnadas por Scarlett Johannson y Jessica Biel) o la inteligencia de Hitchcock a la hora de manejar la intriga y la expectación en la propia promoción de “Psicosis” (por todos conocida la compra de todos los volúmenes de la obra original de Robert Bloch o las estrictas normas de proyección de la película).

Hitchcock” se abre y cierra como si de un capítulo de “Alfred Hitchcock presenta” se tratase y hace interactuar a Hitchcock con Ed Gein, el asesino en serie norteamericano en el que Norman Bates se miraría, demostrándose como un acercamiento definitivamente juguetón y desinhibido sobre el que probablemente sea el director más popular del séptimo arte, cuyo carisma y personalidad todavía suponen un fuerte influjo, incluso sobre los dos biopics que se han atrevido acercarse a su mítica figura.
Read more
24 de enero de 2013
"EL LADO BUENO DE LAS COSAS": LOCURA DE AMOR


Le pegas una paliza al amante de tu mujer.Nivel de locura: 4. Hasta el menos celoso puede salirse de sus casillas en una situación así.
Escuchas una y otra vez en tu cabeza “My Cherie Amour” de Stevie Wonder. Nivel de locura: 5. No te alarmes, no es fácil convivir con el bueno de Stevie. Ya lo avisaba Jack Black en “Alta Fidelidad”
Lees “Adiós a las armas” y crees que tu ex te ha recomendado el libro por despecho. Nivel de locura: 6. No hay que tomarse a Hemingway tan a la tremenda.
Tienes una cita y para cenar pides leche con cereales. Nivel de locura: 7. Asume que los cereales no deberían consumirse más allá de las 12 del mediodía.
Pegarle a tu padre sin venir a cuento: Nivel de locura: 8. Pegarle a un padre es de las cosas más feas que se pueden hacer.
Salir a correr con una bolsa de basura encima: Nivel de locura: 9. Asúmelo, no estás en tus cabales si entiendes una bolsa de basura como complemento. Con la sudadera ya era suficiente.

Este es Pat Napolitano sin medicar. Un apuesto joven con un grave problema de bipolaridad. Nivel medio de locura de 6,5 puntos. Recién salido de una institución psiquiatrica. Alojado en casa de sus padres y obsesionado con el video de su boda. Pero no es el único loco.
El lado bueno de las cosas” ("Silver Linings Playbook") de David O´Russell, construye su película sobre un buen cúmulo de personajes esquizoides y/o maniáticos. Los junta, los agita, los enfrenta y los alienta, provocando una convivencia demencial y disfuncional que deriva en la comedia de unos seres imperfectos condenados a tratarse. Y con ellos, unos diálogos impulsivos y punzantes, unas situaciones caóticas que fortalecen el tono cómico de la cinta de O´Russell, la cual, encuentra en las debilidades personales de sus protagonistas el pretexto para añadir un ingrediente adicional a su historia; la amargura. Esa que hace más sensible y encantadora a la comedia. Esa que envuelve la verdadera golosina que son los papeles que protagoniza el acertadísimo reparto de “El lado bueno de las cosas”, donde sobresalen una Jennifer Lawrence que enamora a la cámara con su irascibilidad ("calm down, crazy!") y su voluptosidad, y un Bradley Cooper, sorprendentemente apropiado para su rol de pobre loco. Su pareja se encumbra en la espontaneidad física y en la humanidad interior. Hartos de parejas arquetípicas, descubrimos en Pat y Tiffany dos seres errantes y desamparados a los que adorar, como si de sus preocupados padres nos tratásemos (excelentes Robert De Niro y Jacki Weaver en su inquieta sobreprotección paternal).

Quizá hablar de Frank Capra y de Billy Wilder suene desproporcionado, pero el optimismo y la habilidad de David O´ Russell para encontrar el humor en el drama, para manejar con firmeza y naturalidad un guión dinámico y conmovedor y unos personajes desorientados y delicados entroncan a “El lado bueno de las cosas” con la gran tradición de la comedia romántica de Hollywood, la cual andaba necesitada de una película así desde hacía tiempo. Y es que cada nubarron tiene un halo de esperanza como viene a indicarnos el título original de esta película que por méritos propios se ha convertido en lo que los americanos llaman “the feel good movie of the year”. Sólo falta que el inefable Harvey Weinstein, emulando a De Niro, lo apueste todo para que “El lado bueno de las cosas” encuentre en la próxima edición de los Oscar el premio al buen rollo irradiado que le permita saltar a la pista para de nuevo salir triunfante.
Read more
23 de enero de 2013
"EL VUELO": ATERRIZAJES CON HUELLA


Un cuerpo femenino completamente desnudo se pasea por una caótica habitación en la que sobreviven algunos restos de cocaína perfectamente alineada, paquetes de cigarrillos y botellas de alcohol semivacías. Las pruebas de una noche sin límites que precede a una nueva jornada sobrevolando el aire para el piloto Whip Whitaker (Denzel Washington) y la azafata Katerina Marquez (Nadine Velázquez).

No apostaríamos nada a que semejante arranque pudiese pertenecer a una película del siempre decoroso, Robert Zemeckis, director cuya carrera ha oscilado entre el cine de entretenimiento comercial (“Regreso al futuro”, “La muerte os sienta tan bien”), la predilección por la renovación técnica y visual (“¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, “Beowulf”) y el drama de buenas intenciones (“Forrest Gump”, “Naufrago”), pero sin embargo, Zemeckis se muestra especialmente explicito y llamativamente coherente con la historia de un piloto de aviones adicto a la bebida y a las drogas en lo que supone ser su película menos complaciente con la extrema corrección del género norteamericano que Zemeckis perpetuamente ha frecuentado.

El vuelo” se mueve con valentía entre el drama de destrucción personal por parte de un formidable Denzel Washington y el dilema moral entre la heroicidad y la imprudencia de los actos. El libreto original de John Gatins (nominado al Oscar) transfiere a un personaje con evidentes taras emocionales la carga de una responsabilidad, explorando los límites de la conducta, la estrecha línea entre la seguridad y la temeridad. Washington entiende que la trascendencia de la película está en la perfecta composición de un personaje tan sólido como quebradizo, orgulloso y debilitado y completa un trabajo sobresaliente capaz de engrosar la lista de seres cinematográficos vencidos por las adicciones que un día comenzaron gente como Ray Milland, Frank Sinatra. Jack Lemmon o Nicolas Cage.  


El poderío narrativo de Zemeckis queda demostrado en la espectacular secuencia del accidente de avión que desencadena todos los hechos posteriores de una película que encuentra sus mejores momentos en la íntima soledad de una habitación y una pequeña botella de vodka, en un improvisado diálogo en las escaleras de un hospital. Pero, a pesar de que sus personajes no paren de fumar (algo que el cine americano ha omitido de un tiempo a esta parte), que agoten botellas de cerveza en una abrir o cerrar de ojos o se inyecten heroína para superar el mono en pantalla, el drama de “El vuelo” no logrará eludir en su tramo final las inevitables dosis de moralina inherentes al cine norteamericano, su querencia por la honestidad del ser humano, por la superación personal, rebajando así las dosis de atrevimiento con las que el director de “Contact” sorprende en uno de sus trabajos de mayor cohesión y gravedad de su carrera.
Read more
21 de enero de 2013
"DJANGO DESENCADENADO": TARANTINO, HOMBRE LIBRE


En "Jungla de Cristal III, la venganza" (John Mctiernan, 1995) el credo del samaritano Zeus Carver, encarnado por Samuel L.Jackson rezaba: -¿Quienes son los malos? -Los chicos que llevan droga, - ¿Quienes son los buenos? Nosotros. -¿Quién nos ayuda? Nadie. -¿A quien ayudamos? A nosotros mismos. -¿Quien no queremos que nos ayude?. El hombre blanco.
El bueno de Zeus es un tipo honrado que aprovecha cualquier situación para convertirla en una cuestión racial, con el blanco como centro de todas las iras, exteriorizando el resentimiento convencido y heredado de sus antepasados.
En “Django Desencadenado”, Samuel L.Jackson interpreta al que pudiera ser perfectamente el tatarabuelo de Zeus, Stephen. Lejos de manifestar el odio profundo por el blanco que lo somete, Stephen se encuentra en las antípodas de lo esperado. Goza de privilegios y está acomodado en un sistema que subyuga a los de su clase. Zeus nunca habría imaginado un comportamiento así en un antepasado, como tampoco el espectador espera la irrupción del que probablemente sea el mejor personaje de Samuel L.Jackson en años y uno más a engrosar la lista de protagonistas memorables en la carrera de Quentin Tarantino, autor capaz de alterar con total libertad y falta de prejuicios ideológicos las páginas de la Historia norteamericana hasta encrespar al mismísimo Spike Lee.

Pero el traidor negro Stephen no es el único. En “Django Desencadenado”, Tarantino hace de la aguda composición de personajes uno de los grandes fuertes de su western referencial. King Schultz y Calvin Candie y en menor medida, Django, son, junto a Stephen, grandes logros a la altura de Stuntman Mike, Shosanna Dreyfus, Hans Landa, Mr. White, Jules Winnfield o The Bride. Personajes memorables sobre los que recaerá el devenir de la historia, un buen cúmulo secuencias poderosas y confesiones marca de la casa, características sobre las que se estructura la cinta de Tarantino, el cual utilizará el marco de los años previos a la Guerra de Secesión y el sistema de esclavitud como excusa para elaborar otro de sus juguetes lúdicos con los que hacer disfrutar al personal y de paso deconstruir sus géneros predilectos.


Django desecadenado” es otro divertimento desinhibido y travieso, en el que a diferencia de los títulos anteriores de la carrera de Quentin, no será la venganza la que se establezca como la impulsora de la acción, y sí una mitología de princesas y dragones, de fortalezas que esperan un héroe que rescate a su amada. La leyenda de los Nibelungos, adoptada por Tarantino en su película hace, por primera vez, del amor la clave de su viaje por el medio oeste, y de Django (Jaime Foxx) su primer héroe a ojos del esclavo y del espectador. La figura prohibida de un negro montado a caballo y su bello objetivo de nombre Broomhilda (Kerri Washington), se rinden, sin embargo, ante el poder en pantalla del cazarrecompensas alemán y el dueño de la plantación Calvin Candie (un excelente Christoph Waltz y un desatado Leonardo Di Caprio) cuyos momentos compartidos se instalan como lo más destacable de una película cuya anarquía le permite mezclar a James Brown y 2pac con Ennio Morricone, a Jerry Goldsmith con “Le llamaban Trinidad”, a “Mandingo” con “Sillas de montar calientes” y al Ku Klux Klan con la comedia más absurda y desternillante. Una anarquía que se denota en su extenso metraje, síntoma inequívoco de que Tarantino disfruta mezclando y agitando el western y el blaxplotation en cada paseo ecuestre, en cada habitación de Candyland, en cada diálogo sobre mandingos y esclavos, tal y como hizo con el género bélico en “Malditos Bastardos” o con las artes marciales en “Kill Bill”. Y nosotros con él, sometidos a su habilidad para hacer de la cultura pop y el subgénero cinéfago un cóctel de lujo tremendamente adictivo.
Read more
14 de enero de 2013
70ª EDICION GLOBOS DE ORO: "ARGO"DERSE TODOS!


No pudo ocultar un gesto de sorpresa cuando escuchó su nombre recitado en la lectura de la categoría de Mejor Director. Ben Affleck, el otrora actor de dudosa expresividad, ahora reconvertido en aplaudido director ganaba el Globo de Oro frente a realizadores de la talla de Steven Spielberg, Quentin Tarantino, Ang Lee o Kathryn Bigelow. Nervioso como el solo, agradeció el premio a medio planeta pero olvidó nombrar a Grant Heslov y George Clooney, productores de “Argo”, su tercera película tras las cámaras. Por fortuna, su mujer Jennifer Garner presentaba un premio a continuación y en nombre de Affleck, arreglaba el descuido. 

Sirva como anécdota este momento de la 70ª edición de los Globos de Oro para remarcar que, ni Ben Affleck no esperaba este premio y obviamente, tampoco el posterior a Mejor Película, y que la carrera hacía el premio Oscar es, en esta temporada, sinónimo de sorpresa.

Partía “Lincoln” de Steven Spielberg como favorita. Máxima nominada de esta edición, encontraba en el reparto de protagonismo del resto de candidatas un punto a su favor. A la postre, esa indefinición jugaría en su contra, puesto que ante la duda, la Asociación de la Prensa Extranjera decidió repartir su preciados globos entre sus diferentes candidatas.


Como cabía esperar, “Los Miserables” triunfaron en las categorías de comedia o musical. La especial querencia de estos premios con el género cantado hicieron que la polémica película de Tom Hopper se hiciese con el galardón a Mejor Película en la categoría de Comedia o Musical y que a su vez, Hugh Jackman hiciese lo propio en la categoría de actor, en un año en que el premio Oscar también podría haber incontestablemente suyo sino fuese porque Daniel Day Lewis ya le tiene guardado un lugar en su vitrina. La que confirmó su innegable favoritismo es Anne Hathaway, que al igual que Jackman, lograba el primer Globo de Oro de su carrera, en la categoría de Mejor Actriz de reparto.
Premios que no parecen que vayan a surtir efecto en la carrera de “Los Miserables” hacía el Oscar, cuyas posibilidades están mermadas por la ausencia de Tom Hopper en la categoría de Mejor Director.

Django desencadenado” fue otra de las grandes agraciadas de la noche. Christoph Waltz recibía el segundo Globo de Oro de su carrera, ambos por películas de Quentin Tarantino, y hacía a su compañero de película y categoría, Leonardo Di Caprio, todavía más miserable. A su vez, Tarantino se imponía a Chris Terrio por “Argo”, por David O Russell por “El lado bueno de las cosas”, por Tony Kushner por “Lincoln” o a Mark Boal por “La noche más oscura”, en el apartado de Mejor Guión. 2 premios en total para el western del bueno de Quentin.

Si no fuese por los grandes trabajos de sus protagonistas principales, “Lincoln”, “El lado bueno de las cosas” y “La noche más oscura” se habrían ido de vacío a casa Daniel Day Lewis demostró su profunda admiración por Spielberg al recoger el segundo Globo de Oro de su carrera. Jennifer Lawrence y Jessica Chastain opositaron al joven talento femenino más importante de Hollywood con sus galardones por “El lado bueno de las cosas” y “La noche más oscura” y de paso, sentaron las bases para un bonito duelo en el próximo Oscar a Mejor Actriz.

Y como se trataba de repartir, “Amour” consiguió el galardón de Mejor Película de Habla no inglesa, Michael Danna el merecido premio a Mejor Banda Sonora Original por “La vida de Pi”, Adele, el Globo de Oro a la Mejor Canción por “Skyfall” y “Brave” de Pixar el de Mejor Película Animada. Todos contentos.

Entre tanto, Jodie Foster recibió el premio honorífico Cecil B. De Mille y dio un discurso que dejó absorto al personal, incluyendo al mismísimo Mel Gibson, y en el que más o menos veladamente se declaró actriz cincuentona, soltera, lesbiana y madre de familia en un solo pack.

Y como los Globos de Oro son también premios televisivos no podemos concluir sin subrayar el reinado de “Homeland” como Mejor Serie Dramática, con galardones incluidos para Damien Lewis, Claire Danes. Una pena que el entrañable Mandy Patinkin se quedase a dos velas. Por su parte, “Girls” tomó el testigo de “Modern Family” como Mejor Serie de Comedia y Lena Dunham se coronó como actriz televisiva del año. La mejor miniserie o telefilm fue a parar al drama político “Game Change” con galardones incluidos para Julianne Moore y Ed Harris. Por cierto, Tina Fey y Amy Poehler estuvieron acertadas como maestras de ceremonias. Mención especial al gag de Poehler con George Clooney.

Lejos de resolvernos las dudas, estos Globos de Oro han acentuado la gran contienda que hay preparada para la noche de los Oscar, en una edición donde muchas grandes películas con semejantes opciones competirán por ser el título del año Habrá que esperar a que los premios de los Gremios artísticos nos despejen algo el camino.

Mejores momentos de la gala:


- Kirsten Wiig y Will Ferrell presentando el premio de Mejor Actriz en comedia o musical; "The Quartet"? no one knows what it is "The Quartet"...

- Tommy Lee Jones con cara de pocos amigos.

- Tommy Lee Jones pidiendo la hora.

- Gleen Close, ¿borracha o poseida?

- Tarantino y su reacción al ser nombrado como nominado a Mejor Director


- Amy Poehler coqueteando con George Clooney mientras es nombrada como nominada a Mejor Actriz de Comedia.


- Stallone y Schwarzenegger dando un premio a Michael Haneke, lo nunca visto.


- Mel Gibson descubriendo que su amiga Jodie Foster es, en realidad, lesbiana y soltera.
Read more
10 de enero de 2013
OSCAR 2013: AÑO DE EMOCIONES FUERTES


En sus últimas ediciones, los Oscar eran una cuestión de dos, o un incontestable triunfo unilateral. Muy pronto, desde bien comenzados los premios de las diferentes asociaciones de críticos y los correspondientes a los diferentes gremios del sector, se definían sin apenas margen de error  un par de títulos como candidatos al éxito cuyo camino hacía el Oscar era poco menos que un paseo militar donde no cabían invitadas. Así le pasó a “The Artist”, la última ganadora, o a “El discurso del Rey”, apoyada en masa por los gremios y absoluta ganadora por encima del bueno de David Fincher y su red social. Tampoco permitió toses Kathryn Bigelow en su ruta hacía la estatuilla dorada con “En tierra hostil” por mucho que la grandilocuencia de su ex marido, James Cameron amenazase con sus criaturas de color azul.
Nosotros, como espectadores, habíamos dado por sentado que estos galardones fijaban tempranamente a sus candidatas eliminando cualquier atisbo de sorpresa, cualquier opción que se saliese del guión estipulado.

Sin embargo nos equivocamos al interpretar el camino previo al tio Oscar como una certeza y a los propios Oscar como un proceso rutinario y acomodaticio que obedecía a las directrices marcadas por su entorno. Nominaciones como las de hoy vienen a reafirmar la grandeza, viveza y personalidad de unos premios capaces de destronar candidatos y coronar pequeñas películas en grandes elegidas para la gloria.

Ni “Los Miserables”, ni “Zero Dark Thirty”, ni “Argo”, las tres señaladas por los especialistas esperaban salir debilitadas en las nominaciones. Ni en los mejores sueños de “El lado bueno de las cosas”, “Amour” o “Bestias del Sur Salvaje” cabía un reconocimiento así. La 85 edición de los Oscar, viene, por tanto, a decirnos que no hay favorita que valga y a confirmar el interés por una ceremonia que este año tendrá el aliciente básico de la emoción y el suspense.

Únicamente “Lincoln” de Steven Spielberg ha cumplido las expectativas. Ella es la máxima nominada de la edición, con 12 candidaturas, y una de las pocas favoritas que consigue introducirse en la práctica totalidad de las candidaturas de peso. Es la novena película de Spielberg que consigue nominación a Mejor Película, al tiempo que él, como realizador, recibe la séptima mención de su carrera. Recordemos que el año pasado no pudo colarse en el quinteto de directores nominados con su “War Horse”. Daniel Day Lewis es la viva personificación del presidente Lincoln y por su trabajo puede lograr el tercer Oscar de su carrera. Tommy Lee Jones y Sally Field, ambos en apartados secundarios, también han sido mencionados por la película de Spielberg, el cual ofrece, una nueva oportunidad de ganar el Oscar a los ya míticos Michael Kahn (montaje, 8 nominaciones, 2 Oscar) y John Williams (banda sonora original, 48 nominaciones,5 Oscar). Por cierto, un trabajo de Williams y una película de Spielberg no ganan el Oscar desde que lo hicieran en 1993 con “La Lista de Schindler”. (Spielberg ganó Mejor Dirección por "Salvar al soldado Ryan").

La vida de Pi” es otra de las películas que salen bien paradas de estas nominaciones. 11 candidaturas para el cuento místico y preciosista de Ang Lee, un director muy del gusto de la Academia que ya ganase la estatuilla por “Brockeback Mountain” y que estuvo nominado por la taiwanesa “Tigre y dragón”. Ahora también lo consigue por “La vida de Pi” desbancando a otros directores favoritos como Kathryn Bigelow, Ben Affleck o Tom Hooper. Hablando de tigres, la perfecta recreación de Richard Parker y su aventura en plena alta mar bien valen el reconocimiento de “La vida de Pi” en categorías como Mejor Fotografía, Banda Sonora, Diseño de Producción, Efectos Visuales, Montaje o Sonido.

Pero si existe una película con sobrados motivos de alegría esa es “El lado bueno de las cosas” (Silver Linings Playbook), la mezcla de drama y comedia dirigida por David O´Russell (“The Fighter”) que logra lo que nadie lograba desde hace más de 30 años (“Rojos” de Warren Beatty); conseguir nominaciones en las siete categorías más importantes (Película, Director, Guión, Actor, Actriz, Actor Secundario y Actriz Secundaria). Además, para rematar una faena inmejorable, ha recibido la nominación en Mejor Montaje, lo cual acaba de confirmarla como una seria opositora al triunfo en la noche de los Oscar. David O´Russell competirá por partida doble en Dirección y Guión Adaptado, Robert De Niro vuelve a estar nominado 22 años!! después de hacerlo con “El cabo del miedo” y Jennifer Lawrence se erige, con su segunda candidatura con solo 22 años, como gran favorita en Mejor Actriz. Bradley Cooper debuta en esto de las nominaciones y Jacki Weaver da la campanada al colarse en el apartado de Mejor Actriz Secundaria (ya fue candidata con “Animal Kingdom”).


Argo”, “Los Miserables” y “Zero Dark Thirty” son tres grandes películas que ven minadas sus fuerzas de cara al Oscar, principalmente por la ausencia de sus directores en las nominaciones. Bigelow y Hooper son recientes ganadores del Oscar y por ahí puede “justificarse” (aunque parezca injustificable) su omisión. Sorprende, más si cabe, que la Academia niegue el reconocimiento a una de sus estrellas reconvertidas en autor (algo muy del gusto de la Academia), Ben Affleck, el cual encontraba con “Argo” (7 nominaciones) la oportunidad de ser considerado el nuevo George Clooney o el nuevo Robert Redford.
Con todo, “Los Miserables” encuentra consuelo en el potencial Oscar de Anne Hathaway, en la primera nominación en su carrera para Hugh Jackman y en la canción original “Suddenly” que seguramente llevará a Jackman a interpretarla en la ceremonia de entrega de premios. También en su Diseño de Vestuario, del español Paco Delgado para completar un total de 8 nominaciones.
El consuelo de “Zero Dark Thirty” (5 nominaciones) reside en la categoría de Guión Original (para Mark Boal, ganador con “En tierra hostil”) y en Mejor Montaje, así como en la segunda presencia consecutiva en los Oscar de la actriz más al alza de Hollywood (con permiso de Lawrence), Jessica Chastain.

Amour” de Michael Haneke y “Bestias del Sur Salvaje” de Benh Zeitlin son dos de las películas más aplaudidas en los festivales recientes y ahora ven recompensado su éxito con un gran apoyo de la Academia. “Amour”, Palma de Oro en Cannes y “Bestias del Sur Salvaje”, Mejor Película en Sundance, y premio Fipresci en Cannes, han recibido 5 y 4 nominaciones respectivamente, de las cuales son especialmente relevantes los reconocimientos en la categoría de Mejor Director para Haneke y Zeitlin, los cuales también ha sido nominados como guionistas de sus películas en las diferentes categorías de guión. Además, “Bestias del sur salvaje” cuenta con la paticularidad de tener a la actriz nominada más joven de la historia de los Oscar, Quvenzané Wallis (9 años) que le arrebata el record a Tatum O´Neal (ganadora por “Luna de Papel” con 10 años) y a su vez, “Amour” hace de Emmanuel Riva (85 años) una de las actrices más veteranas nominadas con permiso de Gloria Stuart (“Titanic” 87 años). Ambas, por cierto, debutan como nominadas.

Recopilamos otros datos interesantes de estas nominaciones:

-Al igual que la pasada edición, 9 películas son las nominadas en la categoría de Mejor Película: “Lincoln”, “Los miserables”, “Zero Dark Thirty”, “Argo”,“El lado bueno de las cosas”,“Amour”, “Django desencadenado”, “La vida de Pi” y “Bestias del sur salvaje”. En las dos ediciones anteriores 10 fueron las nominadas.

- Es probable que este año pueda ganar el premio a Mejor Película un título que no tenga nominado a su director. En unicamente tres ediciones ha ocurrido. “Alas” (1929), “Gran Hotel” (1932) y la más reciente hasta la fecha,“Paseando a Miss Daisy” (1990).

- Por segunda vez desde que se aumentó el cupo de 5 nominadas a Mejor Película, no se cuela entre ellas una película de Pixar.

- Denzel Washington recibe su 6 nominación al Oscar por “El vuelo” de Robert Zemeckis, donde encarna a un piloto de aviones alcoholizado y adicto a las drogas. Podría ganar su tercer Oscar (tras “Training Day” y “Tiempos de gloria”). Le roba el puesto a John Hawkes (“Las Sesiones”) cuya presencia parecía segura en la categoría de Mejor Actor. Bradley Cooper y Hugh Jackman debutan en las nominaciones y Joaquin Phoenix por “The Master” suma su tercera nominación tras “En la cuerda floja” y “Gladiator”. Daniel Day Lewis reina en la categoría de Mejor Actor, quinta nominación de su carrera y posible tercer Oscar de su carrera (ya lo ganó por “Pozos de ambición” y  “Mi pie izquierdo”.)

- Naomi Watts, a pesar de ser australiana, es la buena noticia para la película española “Lo Imposible”. Única nominación para la película de Juan Antonio Bayona y segunda en la carrera de Watts tras la recibida por “21 gramos”.

- Ninguna de las actrices de reparto es novata en los Oscar. Anne Hathaway estuvo nominada por “La boda de Rachel”, Sally Field tiene un 100% de efectividad dorada, en sus dos únicas nominaciones recibió sendos Oscars (“Norma Rae” y “Un lugar en el corazón”), Helen Hunt (“Las sesiones”) ganó su preciada estatuilla con “Mejor Imposible”, Amy Adams (“The Master”) suma su cuarta candidatura (“La duda”, “Junebug”, “The Fighter”) y Jacki Weaver (“Silver Linings Playbook") se hizo un hueco con la modesta película “Animal Kingdom” en 2010.

- Se da la circunstancia de que los cinco nominados en la categoría de actor secundario tienen un Oscar en su haber. Tommy Lee Jones (“Lincoln”) lo ganó por “El fugitivo”, Phillip Seymour Hoffman (“The Master”) hizo lo propio con “Capote”, Alan Arkin (“Argo”) triunfó con “Pequeña Miss Sunshine”, Christoph Waltz (“Django Desencadenado”) se llevó el premio a casa gracias a Tarantino con “Malditos Bastardos” y para Robert De Niro (“Silver Linings Playbook”) es su séptima nominación, habiendo ganado en dos ocasiones por “El Padrino II” y “Toro Salvaje”.

- Si Roman Coppola ganase el Oscar por el guión que ha realizado al alimon con Wes Anderson para “Moonrise Kingdom” (única nominación de esta película) sería el quinto ganador del premio para la familia Coppola, puesto que Francis Ford, Carmine, Sofia y Nicolas Cage ya lo lograron.

- “Amour” es la quinta película que consigue figurar como nominada en las categoría de Mejor Película  y Mejor Película de Habla No Inglesa. Las anteriores fueron "Z" (donde aparecía Jean Louis Trintignant, protagonista de “Amour”), "Los emigrantes", "La vida es bella" y "Tigre y dragón". Todas salvo "Los emigrantes" ganaron  más de un Oscar.

- Marion Cotillard (“De Oxido y Hueso”), John Hawkes (“Las Sesiones”), Nicole Kidman (“The Paperboy”), Helen Mirren (“Hitchcock”), Leonardo Di Caprio ("Django desencadenado"), Javier Bardem (“Skyfall”) o Maggie Smith (“El exótico hotel Marigold”) en categorías interpretativas. Los citados Tom Hooper, Katryn Bigelow, Ben Affleck y Quentin Tarantino en la categoría de Mejor Dirección, “Moonrise Kingdom” o “The Master” en Mejor Película o la francesa “Intocable” en Mejor Película de Habla No Inglesa son algunos de los trabajos que aparecían en las quinielas y que finalmente no han encontrado lugar.

- El presentador de la ceremonia de premios de esta edición, Seth MacFarlane está nominado como compositor por "Everybody Needs a Best Friends" de su película "Ted".

-“Skyfall” consigue 5 candidaturas y se convierte en la película más nominada de la historia de la saga James Bond. A su vez, Adele consigue nominación por su canción original, algo que no le ocurría a la saga Bond desde que nominaran el tema de "Solo para tus ojos" en 1981. Era lógico que Adele entrase puesto que la ceremonia homenajeará a 007 por su 50 aniversario en el cine.

- Aunque sus nombres no sean protagonistas principales en esta edición también tienen presencia en los Oscar. George Clooney, nominado como productor de "Argo", Scarlett Johannson interpreta el tema nominado a Mejor Canción "Before my time" de la película "Chasing Ice". Tim Burton que podría ganar su primer Oscar por "Frankenwinnie" y el inefable Harvey Weinstein, el hombre detrás de "El lado bueno de las cosas" ("Silver Linings Playbook") probablemente la película que miré con más optimismo el futuro de la próxima noche del 24 de Febrero.
Read more
8 de enero de 2013
XXVII PREMIOS GOYA: EL PASTEL PARA UNOS POCOS


¿Ven los académicos más de cuatro películas al año?, Es lógico pensar que si lo hacen, entonces ¿tienen suficiente criterio como para ver más allá de las cuatro favoritas de cada año?. La respuesta no parece ser positiva en este caso.

La anual ausencia de pluralidad entre las candidaturas a los Premios de la Academia del cine español puede evidenciar la apatía académica, si bien, deberíamos buscar en el proceso de votación de estos premios la causa de semejante homogeneidad. A diferencia de los premios Oscar en donde existe una primera ronda de elección en la cual los profesionales de cada especialidad eligen con conocimiento de causa a sus candidatas, en los Goya, el sistema de voto permite al 100% de sus académicos, sea cual sea su rama profesional, votar en la práctica totalidad de las categorías, algo que evita la depuración de las candidaturas especialmente en las nominaciones de carácter técnico y conlleva además una estandarización de los títulos finalmente elegidos.

En esta XXVII edición de los Premios Goya tal circunstancia se da en su máxima expresión. Si el pasado año, “Eva” de Kike Maillo conseguía su dosis de protagonismo entre las cuatro favoritas del año, este año no existe una “quinta nominada” que ejemplifique la diversidad del cine español, y si la hay (“Invasor” y “Tadeo Jones” tienen 5 menciones), queda muy lejos del número de candidaturas que acumula el cuarteto destacado del año.


De este modo, “Blancanieves” de Pablo Berger (18 candidaturas), “Grupo 7 de Alberto Rodríguez (16 candidaturas), “Lo Imposible” de Juan Antonio Bayona (14 candidaturas) y “El artista y la modelo” de Fernando Trueba (13 candidaturas) se reparten todo el pastel dejado apenas unas migajas para el resto y provocando la ausencia (preocupante) de otros títulos que merecieron verse reflejados en las nominaciones (el pasado año “Mientras duermes” de Jaume Balagueró, en este “Una pistola en cada mano” de Cesc Gay).

Centrándonos en las que están presentes, el sentido homenaje al cine mudo llevado a cabo por Pablo Berger debe barrer con los premios de esta edición con permiso del poderoso mecanismo dramático del tsunami tailandés de J.A.Bayona. Entre “Blancanieves” y “Lo imposible” estará el premio Goya a Mejor Película y Mejor Director de 2012.

Maribel Verdú encabeza la lista de actrices protagonistas nominadas. En su novena candidatura, iguala a Victoria Abril como actriz española más nominada en los Goya y vuelve a ser favorita por su personaje de mala expresionista en “Blancanieves”. En su haber, un único Goya, el de “Siete mesas de billar francés” en 2007. Junto a ella, Naomi Watts y Penélope Cruz ponen el toque internacional a la categoría. Todos esperaban la presencia de la actriz australiana, favorita al premio con permiso de Verdú, pero muy pocos a Penélope por su papel en la película italiana “Volver a nacer”. Los Goya demuestran una vez más su enamoramiento permanente con la actriz madrileña. Aida Folch por su despojado papel en “La artista y la modelo” completa el grupo de candidatas.


Parecía una broma de mal gusto que José Sacristán no tuviese ni una nominación al Goya en toda su carrera. Más de 50 años de carrera y no ha sido hasta hoy cuando ha oído recitado su nombre como candidato por “El muerto y ser feliz” de Javier Rebollo, película que le otorgó la Concha de Plata a Mejor Actor en San Sebastian y que muy probablemente le reportará un Goya. Poco tienen que hacer Daniel Gimenez Cacho por su dramático papel de torero en “Blancanieves”, el veterano actor francés Jean Rochefort por “El artista y la modelo” y el doblemente nominado Antonio de la Torre que suma su canditatura por “Grupo 7” a la de actor secundario por “Invasor”

En esta categoría secundaria, acompañan a De la Torre, José Maria Pou por su minúsculo papel en “Blancanieves”, Julian Vilagrán nominado no por “Extraterrestre” de Vigalondo y si por “Grupo 7”, y el británico Ewan McGregor por “Lo Imposible”.
En la versión femenina de la categoría de reparto Angela Molina consigue su quinta nominación a unos premios que nunca le han recompensado. Puede ser su momento si Maria León por “Carmina o Revienta”, muy reciente ganadora por “La voz dormida”, Chus Lampreave, más lejana ganadora (obtuvo su único Goya por “Belle Epoque”) por "El Artista y la modelo" y Candela Peña, la única nominada del estelar plantel de “Una pistola en cada mano” no lo impiden.

En las categorías noveles, “Carmina o Revienta” ha hecho feliz a una familia al completo. Paco León recibe su nominación a dirección novel y su querida madre Carmina Barrios lucirá su figura en la alfombra roja como nominada a actriz revelación. Lo tendrá más complicado que su hijo para lograr el premio, puesto que Macarena García, ganadora en San Sebastian por “Blancanieves” parte como favorita. Junto a ellas, Cati Solivellas por “Los niños salvajes” y Estefanía de los Santos por su papel de Caoba en “Grupo 7” completan el grupo.
Oriol Paulo por “El cuerpo”, Isabel de Ocampo por “Evelyn” y Enrique Gato por “Las aventuras de Tadeo Jones” rivalizarán con León en la citada realización novel. Solo si la Academia decide recompensar el esfuerzo animado de “Las aventuras de Tadeo Jones” como hiciese en la pasada edición con el guión de “Arrugas”, Paco León verá peligrar su Goya.

Visto en “El milagro de P.Tinto” o en “Mortadelo y Filemón”, Emilio Gavira no es para nada un novato en esto de la interpretación, pero así lo entienden estos premios nominándolo por su papel de enanito gruñón y lleno de envidia en “Blancanieves”. Alex Monner por “Los niños salvajes”, Joaquín Nuñez por “Grupo 7” y el joven Tom Holland por “Lo Imposible” con muchas papeletas para el premio completan el cuarteto.

Se da la circunstancia de que las cuatro máximas candidatas parten de guiones originales, compitiendo entre ellas en esta categoría original y dejando más disputado el premio a guión adaptado. “Fin”, “Las aventuras de Tadeo Jones”, “Tengo ganas de ti” “Todo es silencio” e “Invasor”, coescrito por el albaceteño Jorge Arenillas lucharán por un Goya especialmente abierto.


Hasta en un total de 8 categorías compiten entre sí las cuatro grandes nominadas de esta edición. Repasar Goyas como Dirección de Producción, Fotografía, Dirección artística, Maquillaje o Montaje (donde su cuela creando un quinteto, la película de Daniel Calparsor “Invasor”) sería repetir una y otra vez candidatas, así que nos remitimos a la lista completa de nominadas de la web Los Extras, no si recordar que Concha Velasco será el Goya Honorífico de esta edición de unos premios que cumplen 27 años, que se entregarán el próximo Domingo 17 de Febrero y que por primera vez tendrá como lugar de ceremonias el Centro de Congresos Príncipe Felipe de Madrid.
Read more
5 de enero de 2013
PARECIDOS RAZONABLES:TÚ DUERME QUE ÉL ACECHA


Llega ahora a mis ojos el poster de la película francesa "En sus manos" protagonizada por Kristin Scott Thomas. Mujer que descansa tumbada, sombra que acecha bajo la puerta y el recuerdo de otros dos títulos que ya utilizaron unos carteles con la misma estructura para remarcar la amenaza en la noche, los de "La habitación del pánico" de David Fincher y "Mientras duermes" de Jaume Balagueró. 

Read more
4 de enero de 2013
"EL HOMBRE DE LAS SOMBRAS": LOS NIÑOS DE LA CRISIS


Para su primera incursión en la industria de Hollywood, Pascal Laugier ha preferido suavizar lo extremo de su anterior título, “Martyrs” para ofrecer una obra, en apariencia más convencional, pero igualmente provocadora. Perturbador realizador de la polémica película que dejaba a su protagonista en el umbral físico de la muerte, revisor del terror gótico en “El Internado”, el director francés ha abordado desde su género natural una historia que desemboca en un drama social con moralina partiendo de algunas de sus premisas predilectas como la desaparición infantil o el sacrificio femenino como eje principal de la trama.

El hombre de las sombras” (“The Tall Man”) narra la historia de Cold Rock, un desolado pueblo norteamericano caído en la miseria en el cual vienen sucediéndose una serie de desapariciones de niños que han instalado al pueblo en la tristeza y el desasosiego, siendo el principal señalado de estas perdidas una extraña figura conocida como “el hombre alto”.

Publicitada como el thriller de terror que no es, “El hombre de las sombras” juega al despiste con su trama principal, una suerte de “Intruders” (Juan Carlos Fresnadillo) que lejos de ofrecer un terrorífico relato sobre el hombre del saco, aborda su narración desde el punto de vista opuesto a lo sobrenatural, decantándose por el drama moral y la conducta comunitaria ecuánime. En su primera mitad, de género y embaucadora, Laugier avanza por delante de los acontecimientos predecibles realizando numerosas piruetas de guión hasta convertir lo que en apariencia es un un thriller de suspense al uso en algo totalmente inesperado. En la confusión, Laugier logra algún momento intenso, como el malsano desconcierto de la secuencia que tiene lugar en el bar del pueblo o la persecución entre su protagonista Jessica Biel (también productora de la cinta) y el “hombre alto” que demuestran el pulso del francés para los ambientes tenebrosos. Sin embargo, lo más desafortunado no está en el abrupto cambio de género y si en la lectura de su idea motora, la posibilidad de arrebatar a un niño de los brazos de sus padres solo por su condición social desfavorable. Ahí, “El hombre de las sombras” se convierte en una película cuya idea suena más aterradora y escalofriante que lo que su premisa sobrenatural pudiera augurar.
Read more