28 de diciembre de 2014

01. A PROPÓSITO DE LLEWYN DAVIS

Los Hnos. Coen escribieron un hermoso aunque aciago personaje para una película fundamental sobre el fracaso. Llewyn Davis, talentoso músico folk en pleno Greenwich de los años 60 pasa de poder ser Bob Dylan a dar tumbos por encontrar un sofa donde dormir y un abrigo con el que resguardarse del frío invernal. Un melancólico caminar en círculo con la intención ser oído y la frustación de ser ignorado que hacen de Davis un tipo antipático a ojos del espectador pero también en alguien de quien apiadarnos por su escasa fortuna. Porque estamos hartos de ver películas de triunfadores pero no de gente que no lo consigue y que, sin embargo, no ceja en el intento, por su catálogo de inspiradas canciones folk, el uso bellisimo de la luz por parte del director de fotografía Bruno Delbonnell o la interpretación sobria de Oscar Isaac, consideramos a “A propósito Llewyn Davis” como una de las grandes obras en la carrera de los Coen, injustamente olvidada en festivales y premios del año, algo que, paradójicamente, se ajusta a la perfección en el halo infausto que transmite la historia del triste cantautor. 
 02. EL LOBO DE WALL STREET

 La historia real de Jordan Belfort, broker indómito, extraordinario sinverguenza, algo así como una extensión amplificada del impostor Frank Abagnale Jr. que el propio Leo diCaprio interpretó en “Atrápame si puedes”, sirvió a Martin Scorsese para componer, a sus 72 años, su película más furiosa, salvaje y arrolladora. Un carrusel de monólogos que rompen la cuarta pared, de aceleraciones y deceleraciones de cámara, imágenes congeladas, voces en off y lujuriosos planos secuencia la convierten en heredera directa de “Uno de los nuestros” y “Casino” más allá de sus amplias similitudes argumentales. “El lobo de Wall Street” es toda una oda al caradura de ascenso vertiginoso, métodos abiertamente ilícitos y feroz asimilación del poder manifiestado en un desmadrado e indiscreto uso del dinero. Un Scorsese, con todavía ganas de pegarse la juerga definitiva y que ha encontrado en Di Caprio a su mejor compañero de batallas. Un glorioso exceso en todos los sentidos.
03. EL GRAN HOTEL BUDAPEST

Todo lo que hay tras la deslumbrante fachada de este hotel de los líos es emocionante y extraordinario. Su brillante alegoría de los últimos días de resplandor de la Europa Central. Su desfile de rostros familiares para el espectador. Su alta inspiración cómica. Su naturaleza de fábula narrada en distintos tiempos. Su carácter novelesco y aventurero (hay cárceles, trenes, investigaciones, intrigas, persecuciones, etc). Su grandioso diseño de producción, su juguetona banda sonora y su magnífica puesta en escena. Y un Ralph Fiennes colosal. “El Gran Hotel Budapest” es una de las más experiencias más arrolladoras, festivas, luminosas y completas del cine reciente y probablemente la película más redonda del universo siempre particular de Wes Anderson.
 04. NEBRASKA

A veces, nuestros mayores, se embarcan en odiseas que sólo ellos parecen entender, como la que emprendía por carretera en un minúsculo tractor Richard Farnsworth para ver a su hermano enfermo en “Una historia verdadera” o la más surrealista que mueve a Bruce Dern en “Nebraska”; viajar para recoger el premio de 1 millón de dólares que ha ganado según una carta recibida en su correo. A partir de esa premisa, en un nostálgico blanco y negro y con la sensibilidad especial que caracteriza a éste director, Alexander Payne logra una de sus mejores películas, llena de humor costumbrista y de drama humano de reencuentro personal, de reflexión sobre el paso del tiempo y la memoria. Un Bruce Dern inconmensurable acompañado por la veterana actriz June Squibb, auténtica robaescenas de la película terminan de hacer gigantesco el guión de Bob Nelson y de convertir a “Nebraska” en uno de los trabajos más entrañables de todo el cine del 2014. 
 05. INTERSTELLAR

Siempre ambicioso y en tela de juicio, el responsable de títulos como “Memento”, “El truco final” o la saga de “El Caballero Oscuro”, Christopher Nolan, se decantó en esta ocasión la ciencia-ficción dura y asesorado por el astrofísico Kip Thorne se embarcó en una compleja propuesta espacial, entendiendo que su exigente argumento científico a ojos del espectador debía ser compensado con un motivo emocional. De ahí, el carácter casi ochentero de “Interstellar”, con los ecos evidentes del cine Spielberg, Zemeckis o Shyamalan que preparan el posterior salto al infinito llevado a cabo por Matthew McConaughey y compañía. O lo que es lo mismo, la búsqueda de la supervivencia del planeta Tierra provocada por una pelirroja e inocente niña. El resultado es un compendio apasionante, apoteósico y sensible, también riguroso, capaz de fascinar la mente, al retina y el corazón del espectador y la obra más grandiosa de la filmografía de Nolan. 
06. SNOWPIERCER. ROMPENIEVES

El calentamiento global destruyó la Tierra y a sus habitantes, con una única excepción, los pasajeros de un largo e inagotable tren llamado “Rompenieves” en el cual se generará un ecosistema propio donde serán evidentes las diferencias de clases, la cadena de superviviencia preestablecida y la inevitable rebelión de los más desfavorecidos. Una alegoría de nuestro tiempo en forma de título post-apocalíptico con la que el director sudcoreano Bong Joon-ho de títulos como “Memories of Murder” o “The Host” da el salto a Hollywood para lucirse visual y narrativamente con una cinta distópica con visos de culto y que depara estimulantes sorpresas con cada vagón del “Rompenieves” visitado. 
 07. ORÍGENES

"Orígenes" parte de la biología molecular, el estudio del ojo humano y de un casual “chico conoce a chica” para componer una historia sensible y emocionante, como ya lo era la anterior cinta de su director, Mike Cahill, "Otra Tierra", con la que comparte además un estilo indie depurado y elegante, la excusa de un hilo conductor de ciencia-ficción como medio para contar una preciosa historia de amor con giro argumental descorazonador incluido. La gran virtud de Cahill es no solo saber integrar con solvencia y naturalidad ambos géneros con temas eternamente discutidos como ciencia, fe, religión o azar, sino también ser emotivo en sus intenciones. “Orígenes” funciona plenamente en su romance, su drama y en su mirada fantástica. Puede ser tachada de cursi o de new age pero si medimos las películas que pudimos ver en el pasado Festival de Sitges por los sentimientos provocados, “Orígenes” se lleva la palma, como así ocurrió, ganando el premio del jurado a la Mejor Película de la Sección Oficial. 
08. LA ISLA MÍNIMA

El director sevillano Alberto Rodríguez llegó para descubrirnos las marismas andaluzas como localización perfecta para generar una atmósfera perturbadora, pantanosa y pegajosa deudora de los thrillers norteamericanos ambientados en Louisiana y el Mississipi. “La isla mínima” es probablemente la película española que mejor ha sabido convertir su entorno geográfico en un protagonista más de su narración de género. Un thiller sureño que indaga en las razones sociales, locales y políticas del asesinato de una joven en plena transición española, al tiempo que construye un intrincada investigación policial por medio de dos agentes fuera de su entorno y condenados a entenderse. La crónica negra de un país de capataces, señoritos, cortijos, machismo, falsas ilusiones de futuro y analfabetismo en forma de un policiaco extraordinario para nuestro cine. 
 09. BEGIN AGAIN

Tras obtener un gran éxito con “Once” hasta convertir aquella humilde historia de amor musical en una obra representada en el mismisimo Broadway, John Carney repitió la fórmula con “Begin Again” en donde el salto a Hollywood y el inevitable aumento de presupuesto no corrompió la sensibilidad del director irlandés a la hora de retratar la íntima historia de dos personajes solitarios y vencidos con la música como nexo de unión y medio de superación personal. La buena química entre la pareja Knightley y Ruffalo, un encantador manejo de los secundarios en la tradición de la mejor comedia romántica británica ,la condicion de fábula sobre las segundas oportunidades y un catálogo de canciones muy efectivas imprimen a “Begin Again” un espíritu contagioso y positivo que alegrará el día del espectador. Solo la etílica secuencia en la que Ruffalo imagina los arreglos de la canción que solitariamente intrepreta Keira en un pub neoyorkino bien vale para justificar el precio de la entrada. 
10. GUARDIANES DE LA GALAXIA

Más de 330 millones de dólares recaudados en EEUU y casi 800 en todo el mundo vuelven a decirnos que Marvel tiene a la gallina de los huevos de oro del cine actual. Desmarcandose de sus héroes más populares, los Vengadores, la compañía decidió rescatar a sus antihéroes, “Los guardianes de la galaxia” una cuadrilla de personajes más propensos a lo incorrecto que a lo heróico y tan diferentes entre sí como diferencias hay entre un mapache y un árbol. Marvel entendió que la torpeza y peculiaridad de este grupo de superhéroes reclamaba comedia y acción a partes equitativas y por eso encargó la dirección a James Gunn, director que había descrito a la perfección la incompetencia del superhéroe en la película “Super”. El resultado fue una space opera gamberra, divertidísima y visualmente tan espectacular como cualquier otro trabajo de la compañía y que tuvo en un casting 100% efectivo y en su apuesta por la nostalgia ochentera y musical sus mejores bazas, principalmente en la elección de Chris Pratt como héroe de acción capaz de bailar a ritmo de asombrosas recopilaciones en casettes sonando desde un walkman.
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

0 comentarios